miércoles, 18 de marzo de 2009

Jean-Jacques Rousseau

Jean-Jacques Rousseau (1712-1778).

“El hombre ha nacido libre y por doquiera se encuentra sujeto con cadenas.” *

Filósofo suizo. Huérfano de madre desde temprana edad, Jean-Jacques Rousseau fue criado por su tía materna y por su padre, un modesto relojero. Sin apenas haber recibido educación, trabajó como aprendiz con un notario y un grabador, quien lo sometió a un trato tan brutal que acabó por abandonar Ginebra en 1728.


Fue entonces acogido bajo la protección de la baronesa de Warens, quien le convenció de que se convirtiese al catolicismo (su familia era calvinista). Ya como amante de la baronesa, Jean-Jacques Rousseau se instaló en la residencia de esta en Chambéry e inició un período intenso de estudio autodidacto.


En 1754 apareció su Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres, escrito también para el concurso convocado en 1755 por la Academia de Dijon. Rousseau se enfrenta a la concepción ilustrada del progreso, considerando que los hombres en estado natural son por definición inocentes y felices, y que son la cultura y la civilización las que imponen la desigualdad entre ellos, en especial a partir del establecimiento de la propiedad, y con ello les acarrea la infelicidad.


En Del contrato social (1762), Rousseau intenta articular la integración de los individuos en la comunidad; las exigencias de libertad del ciudadano han de verse garantizadas a través de un contrato social ideal que estipule la entrega total de cada asociado a la comunidad, de forma que su extrema dependencia respecto de la ciudad lo libere de aquella que tiene respecto de otros ciudadanos y de su egoísmo particular. La voluntad general señala el acuerdo de las distintas voluntades particulares, por lo que en ella se expresa la racionalidad que les es común, de modo que aquella dependencia se convierte en la auténtica realización de la libertad del individuo, en cuanto ser racional.


Finalmente, Emilio o De la educación (1762) es una novela pedagógica, cuya parte religiosa le valió la condena inmediata por parte de las autoridades parisinas y su huida a Neuchâtel, donde surgieron de nuevo conflictos con las autoridades locales, de modo que en 1766, aceptó la invitación para refugiarse en Inglaterra.



Obras
:
  • Discurso sobre las ciencias y las artes (1750)
  • Discurso sobre el origen de la desigualdad entre los hombres (1754)
  • Julia o la Nueva Eloísa (1761)
  • Del contrato social (1762)
  • Emilio o De la educación (1762)

Fuentes:

-www.proverbia.net *

-www.biografiasyvidas.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada